Todo sobre la pintura acrílica

consejos de pintura acrilica

Decorar las paredes con pintura acrílica

Decorar las paredes de tu casa con pintura acrílica tal vez es una solución decorativa que no te habías planteado, pero que deberías valorar por sus cualidades estéticas y de resistencia a la humedad al estar compuestas básicamente por material plástico, aunque sean solubles al agua.

Pasos a seguir

Debe prepararse la superficie con una mano de sellador al agua. Esta base acrílica tapará los poros evitando que absorban mucha cantidad de pintura, dando una apariencia final homogénea y un mejor aprovechamiento de la pintura. Además de con brocha, se puede aplicar con espátula si la viscosidad de la pintura es alta, o si la hemos mezclado con texturizadores que le aporten cuerpo y volumen. El acabado con la aplicación de barniz dará intensidad y brillo a los colores.

Cuando hayas elegido la superficie que vayas a pintar con acrílico lo primero que harás es limpiarla perfectamente, quedando sin restos de polvo o suciedad y también sin humedad, es importante que esté bien seca.

Preparación de la pintura

La preparación de la pintura es sencilla, deberás verter un poco en un recipiente que sólo utilizarás para la mezcla, o en la paleta. Remuévelo con pincel empapado en agua, mezclando posteriormente sobre la pintura para incorporar el líquido, con suavidad y removiendo. No conviene que se quede muy aguado, y debes removerlo bien con un listón o palo de madera limpio antes de comenzar a aplicarla, y también durante la aplicación es conveniente remover de cuando en cuando para que no se solidifiquen y agreguen los colores. Si el efecto que buscas con la pintura acrílica es de veladura con ligeras transparencias deberás mezclar con un poco de barniz. Y en cuanto a las condiciones de temperatura y humedad para realizar tu trabajo con pintura acrílica, ten en cuenta que los días húmedos y lluviosos no son recomendables, pueden alterar el acabado al necesitar más tiempo de secado. Lo mejor es que  haya unas condiciones medias de temperatura y humedad ambiental. La pintura debe secar muy bien antes de una nueva aplicación.

Si te sobra pintura debes cerrar el recipiente inmediatamente hayas terminado el trabajo, de lo contrario la pintura se seca y endurece y no te podrá servir en el futuro si necesitas realizar alguna corrección o repaso. La pintura acrílica se lava bien con agua, debe ser abundante y a chorro, y todos los utensilios que utilices debes lavarlos muy bien al terminar los trabajos para que te puedan servir otra vez.

Por último, se obtienen mejores resultados finales si se aplican varias manos ligeras de pintura que una sola mano muy saturada; en este caso, no caben mejoras o variaciones sobre lo realizado; en cambio, si vamos aplicando el tono en distintas manos, podemos tener mayor control sobre el resultado del trabajo y el efecto que deseemos conseguir.

Las posibilidades de pintar con acrílico son innumerables, te permitirá realizar verdaderas obras de arte, se puede aplicar sobre madera, yeso, hormigón, metales, y muchas otras superficies. Su secado es muy rápido, es transpirable, tiene propiedades anti-moho y mucha resistencia al calor. La pintura acrílica te permitirá desplegar toda tu creatividad junto con la paleta de colores.

Más información